martes, 26 de noviembre de 2013

Resolución de problemas menos problemática


Así es como mis pequeños matemáticos han empezado a crear una rutina para resolver problemas. No la había colgado antes porque no tenía foto del póster. Me dí cuenta de que les resultaba muy complicado resolver problemas y busqué la causa: no leen. Son vagos para ello. Les cuesta mucho leer algo aunque sea un enunciado sencillo, y si te pueden decir que no lo entienden para que tú se lo leas y expliques no pierden el tiempo. Eso se acabó. Yo ya no leo ningún problema ni enunciado (a no ser que les vea que de verdad no lo entienden, que ya nos vamos conociendo). Por ello el primer paso es leer bien el problema y pensar.. y aunque no lo creáis, este paso ha sido el más difícil de adquirir. Después rodean los datos de color rojo (los números como ellos dicen) y los escriben en el hueco para resolver el problema, subrayan la pregunta de color azul para saber qué tenemos que hacer. Volvemos a leer la pregunta para elegir la operación que hay que hacer, colocamos los datos para realizarla y la resolvemos. Una vez que lo tenemos todo listo ¡no hemos terminado aún!. Escribimos la solución completa, cosa que tampoco les gustaba mucho al principio por aquello de "escribir tanto" pero ya saben que si la solución no esta escrita, el problema no está completo y no se puede corregir. También están aprendiendo a comprobar los problemas una vez resultos para ver si lo han hecho bien antes de entregarlo para corregir.

Nos ha costado trabajo pero ya nos sale. Solemos dedicar un día a la semana para la resolución de problemas, para que lo practiquen en condiciones y aprendan a hacerlo de forma mecánica sin tener que mirar al póster. 

Estoy mucho más orgullosa de mis cuatro pequeños de primero y segundo ahora que han entendido que incluso en matemáticas necesitan leer y escribir, son mucho más metódicos y organizados que antes al resolver un problema y a mi me resulta mucho más fácil de corregir... ¡Qué buenos matemáticos!

lunes, 18 de noviembre de 2013

Y me tocó ser profe de matemáticas


Ya os conté que este curso me había tocado ser profe de matemáticas de los alumnos de primer ciclo y de lógica-matemática de los alumnos de infantil. Es la primera vez que entro en este terreno y me está gustando mucho, aunque tengo que buscar muchas estrategias para motivar a los alumnos y hacerles entender muchos conceptos que nos están resultando complicados.
Al principio del curso encontré, modificqué e imprimí para mi clase un poster para trabajar distintos conceptos matemáticos (escritura de números, mayo y menor, unidad, decena y centena, anterior y posterior, sumas, restas, multiplicaciones cuando lleguemos y resolución de problemas). 


Cada día le toca resolverlo a un alumno, generalmente un día a la semana no lo hacemos (tengo cuatro alumnos solo...). Saqué muchos problemas y les puse el fondo de distintos colores, dependiendo de la dificultad que les puedan generar... Ellos siempre tiran hacia los problemas amarillos, los naranjas y los rojos, que en realidad son de todo un poco y los que más me interesa que hagan :-).



Así fue como me dí cuenta por primera vez de lo muchísimo que les costaba la resolución de problemas, porque no sabían qué tenían que hacer, qué datos importaban, si había que sumar o restar...
Resumí en otro póster los pasos a dar para resolver correctamente un problema (os lo enseño en unos días) y ahora, poco a poco, vamos haciéndolo mejor.

¿Qué os parece la estrategia? ¿qué utilizáis vosotros en vuestras aulas? ¡¡Me vendrían muy bien ideas!!
Disfrutad de la semana