martes, 18 de marzo de 2014

¿Qué pasa en el cerebro de un músico al improvisar?

La improvisación musical no es para cualquiera, pero da lugar a sorprendentes momentos de brillantez y si existe algo parecido a hacer magia, es improvisar... ¿o no?

¿Alguna vez preguntaste qué es lo que está sucediendo durante la improvisación?. Por ejemplo, ¿qué pasa en el cerebro de estos increíbles artistas (o de nuestros niños en clase, a pequeña escala y un grado mucho mas amateur) mientras improvisan en un concierto de jazz? Bueno, parece que somos muchos los que nos preguntamos esto, entre ellos el Dr. Charles Limb, quien realizó una detallada investigación científica al respecto. Veamos algunos de los resultados...

El estudio de Limb: el cerebro y la improvisación musical


No hay mejor manera de encarar esta publicación que escuchando una buena improvisación a la par, ¿no?. Deléitate con este vídeo durante tu lectura, con dos de los mejores músicos en términos de improvisación...


Ahora sí estamos listos. Si eres de los que se quedan atónitos ante aquellos músicos que, improvisando una canción, parecieran sacar todas esas notas de sus instrumentos tan bien distribuidas y prácticamente de la nada, seguramente te has preguntado cómo lo hacen y qué estará pasando en sus cerebros. Pues como te mencionaba, el Dr. Charles Limb, de la Johns Hopkins University de EE.UU., se formuló las mismas preguntas y para resolverlas, se tomó el trabajo de desarrollar un intenso estudio de diez años de duración, observando la actividad cerebral de músicos de distintos estilos (desde el jazz hasta el hip-hop) al improvisar.
Junto al científico e investigador Allen Braun, del NIH, Limb sometió a pruebas de resonancia magnética a numerosos músicos durante la improvisación.
Con las imágenes resultantes, los científicos observaron que durante la jam session, o sesión de improvisación, la actividad cerebral presentaba cambios peculiares, especialmente en las regiones superiores del cerebro y en los centros de inhibición del mismo. éstos últimos muestran bajas significativas en sus actividades.
Según los científicos, estos estudios permitieron descubrir que la región de la corteza prefrontal dosrsolateral del cerebro, una gran región de la parte frontal del mismo, mostró desacelerar sus actividades durante la improvisación. Esa parte del cerebro está fuertemente relacionada con las acciones planificadas y las de autocensura, siendo las mimas las que te ayudan a controlarte en numerosas situaciones de la vida, por ejemplo en la elección de palabras que vas a utilizar en una entrevista de trabajo. Al bajar la actividad en esta parte del cerebro, sientes menos inhibición. En cierto modo, no estaríamos tan equivocados si consideramos que la improvisación significa para el músico algo muy parecido a la libertad.

La conexión entre los sueños y la improvisación



Otro detalle no menos importante es que, sorprendentemente, las mismas partes del cerebro que las resonancias magnéticas registraron como las más activas durante la improvisación, eran muy, pero muy similares a las que se activan mientras uno está soñando. Además de mostrar que las áreas de percepción sensorial del cerebro y las áreas vinculadas a la expresión se activaban con gran intensidad durante la improvisación, las resonancias revelaron que el cerebro de un músico improvisando presenta patrones sumamente similares a los que presenta en estado REM, planteando la posibilidad de establecer justificadas conexiones entre los sueños y la improvisación musical.

El lenguaje de la música


Por otra parte, los investigadores también registraron una mayor actividad en la corteza prefrontal medial del cerebro, que se encuentra en el centro del lóbulo frontal. Curiosamente, esta zona del cerebro siempre se ha relacionado con las actividades que refieren a la personalidad, la subjetividad y la consciencia del ser como individuo. Esta parte del cerebro se activa generalmente cuando estamos transmitiendo nuestra individualidad, como por ejemplo cuando estamos contando una historia muy personal o una anécdota acerca de nosotros. Es la parte del cerebro que trabaja cuando se trata de la autoexpresión.
Cualquier amante del jazz sabrá perfectamente que cada improvisación es única y corresponde a una persona. Es decir, que una improvisación sólo suena como cada individuo puede sonar y precisamente ésto es lo que nos deja el estudio del señor Limb. Por todo esto, es muy acertado comparar la música con algo especial que simplemente hemos desarrollado de algún modo, como esa cosa tan peculiar como puede ser, por ejemplo, el lenguaje humano. 
La música es un tipo de lenguaje.
Realmente de los más interesante, ¿no crees? 
¿Qué opinas sobre las investigaciones de Limb y Braun?

Articulo extraído de: http://blog.practiceyourmusic.com/