miércoles, 27 de mayo de 2015

Historia de Rock

Este viernes hemos cambiado de profe de música. 
Esta vez yo fui una alumna más, junto a mis chicos y chicas de tercero, cuarto, quinto y sexto en la estupenda clase sobre Historia del Rock que impartió mi amigo David (Martin, para los amigos). Él es es arquitecto técnico y ejerce como tal, y además un gran apasionado de la música rock.
No conozco a nadie que haya ido a más conciertos que Martin, ni que sepa más curiosidades sobre grupos y cantantes, de los clásicos y de los más actuales.
Llevo mucho tiempo proponiéndole que venga al cole y comparta con nosotros todo lo que sabe y, por fin, el viernes (que tenía el día libre en el trabajo) se vino a visitarnos al CRA La Ribera.


Nos dejó en la pizarra un completísimo esquema con estilos, corrientes rockeras y grupos de cada corriente, y también estuvimos viendo vídeos y escuchando canciones de los rockeros más famosos de la historia, desde Chuck Berry o Little Richard hasta Metallica o Iron Maiden (pasando por The Who, Scorpions, el Boss, The Doors y muchísimos más)


No solo eso, sino que nos trajo algunos vinilos de su colección para que los viésemos con más detalle y nos contó anécdotas divertidísimas sobre algunos artistas. También nos habló del "Club de los 27", esa famosa maldición que se lleva a algunos de los mejores a los 27 años (Janis Joplin, Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Kurt Cobain... ¡incluso Amy Winehouse!).
Nos contó cosas sobre los Rolling Stones, los Beatles, Nirvana, Metallica, AC/DC... no faltó ni un solo grupo importante sin nombrar, y hasta nos enseñó un disco firmado por los mismísimos Apocalyptica.

Todo lo que hemos aprendido en esta clase nos servirá para nuestro próximo proyecto de investigación.

Los alumnos de Tercer Ciclo ya están preparando trabajos sobre distintos grupos de rock y sus "estrellas", y en estos trabajos nos contarán, además de los datos y discografía de las bandas, algunas curiosidades que llaman mucho la atención.
Hace unos días recibieron un e-mail en el que yo les di pistas sobre esas curiosidades, y ellos son los escargados de investigarlas, para verificar si son ciertas o no, o si ocurrieron de la manera que se cuentan (porque ya sabéis que a veces las historias de exageran).

En cuanto empiece a recibir trabajos, os los iré colgando aquí para que no perdáis detalle.

¡Larga vida al Rock & Roll!

miércoles, 20 de mayo de 2015

La forma musical en Primer Ciclo ( o los "Fósiles aquí, fósiles allá")

A veces hacemos complicada la tarea más fácil, y este era mi caso... ¡Hasta ahora!.
Me resultaba un pelín complicado hacer que mis alumnos de primer ciclo comprendieran lo que es la forma musical, y siempre utilizaba el mismo ejemplo: "El campesino alegre" de Schumann. 
Es una melodía muy sencilla, con una letra aún más sencilla que cantábamos, y con ella era mucho más fácil entender las repeticiones y las variaciones...
Pero cambiábamos de melodía y la cosa no había quedado clara fuera de ese piano que hacía sonar el maestro Robert.

Entonces me dí cuenta de que a mi me resultaba muy fácil explicar con ese ejemplo para una forma binaria, pero al pasar a la forma tripartita, se complicaba. Y escuchando "El Carnaval de los Animales", de Saint-Säens... ¡Eureka!

Una melodía fácil, una letra para la melodía que se repite. No hay letra para las partes que no se repiten iguales (no les va a quedar más opción que desarrollar oído, escuchar y comparar).

Puse la melodía y fuimos escogiendo dibujos para las partes que se repetían y para las que no, y ellos me dijeron el orden de la canción.


¿Cuántas partes tiene? ¿Cuántos dibujos distintos hemos hecho? caracolas, una concha y un diente de tiburón. Está claro: hay tres. Y está claro el orden en el que suenan. Y también está claro que cuando son ellos los que van guiando su aprendizaje, la cosa sale bien. 

Después sólo fue cuestión de cambiar dibujos por letras, de seguir escuchando y de inventar un baile distinto para cada una de las partes. ¡Hemos avanzado un poquito más en el tema de las formas musicales!

martes, 5 de mayo de 2015

Donde viven los monstruos




Este es un cuento que deberían leer todos los niños, sin excepción. Lo escribió Maurice Sendak en 1963 pero habla de un tema tan candente hoy en día como que los niños necesitan ser niños.
No fue un cuento muy aceptado en el momento, ya que no muestra a un protagonista "niño modelo". Y no es que sea un niño malo, sólo es un niño normal, como todos: es travieso, desobediente, se enfada con su madre cuando ésta le regaña y tiene miedos e inseguridades que supera con su imaginación y sus propios recursos. Cuando mamá le castiga en su habitación sin cenar (como nos ha pasado a todos más de una noche), se produce un viaje introspectivo al mundo de los monstruos, a los que desafiará cara a cara para convertirse en el rey de las "cosas salvajes"
Muchos padres creen que es una lectura que puede asustar a sus hijos, ya que con los cuentos siempre buscamos que los pequeños vean un comportamiento modélico y entiendan la moraleja de determinadas acciones: no abrir la puerta a extraños, trabajar duro, querer y cuidar a todos los que tenemos alrededor... Los adultos somos sobreprotectores con los cuentos de los niños y buscamos esas historias que hagan a nuestros pequeños amoldarse a los estándares de comportamiento que consideramos correctos, pretendiendo hacer crecer a niños sanos, virtuosos, sabios y felices.
Sin embargo, en este cuento, se ven muy claramente los miedos y deseos de la infancia: nuestros monstruos, las rabietas sin un porqué, el miedo a que nos dejen solos y a que nuestros padres dejen de querernos. Según el autor, "los niños, me consta, desgastan los ejemplares en las bibliotecas y los releen constantemente en sus casas. Algunos me han enviado dibujos de sus propios monstruos, que hacen de los míos ositos de peluche. Todavía no he tenido noticia de ningún niño al que le haya asustado el libro".
Y las ilustraciones no desmerecen en absoluto: unos monstruos peludos a los que conocen como "cosas salvajes" que resultan ser entrañables, y un niño que nos deja ver todo un abanico de expresiones (diversión, miedo, ira, sorpresa... y ese traje de lobo que me habría encantado tener de pequeña)
También dice Sendak que "la fantasía es algo que ocupa la vida de los niños. Creo que no hay ninguna parte de nuestras vidas infantiles o adultas, en la cual no estemos fantaseando. Pero preferimos relegar la fantasía a los niños, como si fuera una tontería apta sólo para las mentes inmaduras de los pequeños. Los niños viven dentro de la fantasía y en la realidad, de una manera que ya no podemos recordar. Tienen un sentido preciso de la lógica y lo ilógico, y pasan con facilidad de una esfera a otra. La fantasía es la esencia de toda escritura para niños, como creo que lo es para la escritura de cualquier tipo de libro, para cualquier acto creativo, y tal vez también, para el acto de vivir"
Hoy os invito a descubrir este cuento con vuestros pequeños. Poneos el disfraz de lobo, dejad que mamá os castigue un día más sin cenar y pasad a este bosque lleno de "cosas salvajes" que tanto os van a esneñar...